¿Quién inventó los souvenirs?

0 0
Read Time:5 Minute, 1 Second

Al viajar, siempre hay alguien feliz de llevarse a casa un mini Coliseo de Roma o una pequeña Sagrada Familia de Barcelona. Pequeñas reproducciones de famosas esculturas y monumentos. El souvenir es un hábito extendido y popular que tiene raíces lejanas, pero no todos saben quién los creó. Descubramos a continuación, quién inventó los souvenirs.

¿Quién inventó los souvenirs?

Fue el grabador y ceramista Giovanni Volpato (1732-1803) quien está considerado el artífice o inventor de los souvenirs. Un brillante hombre hecho a sí mismo, lleno de iniciativas y con grandes dotes artísticas y emprendedoras.

Un hombre con muchos nombres: nacido en Bassano del Grappa, Giovanni cambió su apellido Trevisan por el de su abuela materna, Volpato, y, de vez en cuando, también firmó sus obras en francés: Jean Volpato o Giovanni Renard, traducción aproximada de Volpato. Para ayudar a su madre viuda, encontró un primer trabajo como bordador, pero luego pasó a trabajar para Giuseppe Remondini, director de una de las imprentas más grandes de Europa y particularmente fuerte en calcografía, es decir, en la impresión de grabados en cobre. Y aquí, «casi solo», aprendió el arte del grabado.

En 1762 lo encontramos en Venecia, primero en el taller del grabador florentino Francesco Bartolozzi, luego en el de Joseph Wagner, punto de encuentro de los mejores grabadores de la ciudad. Para un hombre naturalmente inclinado a las relaciones públicas, no podía haber un lugar mejor: se le ofreció la oportunidad de acceder a los salones que más importaban, como el del embajador inglés Joseph Smith, frecuentado por los más importantes coleccionistas, intelectuales y artistas. pasando por la Serenissima. Fortalecido por esta preciosa riqueza de habilidades y relaciones, en 1767 Volpato abrió su propia tienda. No le faltaba trabajo. De hecho, obtuvo importantes encargos, entre ellos el de la refinada editorial Bodoni (inventor de la tipografía homónima).

Recuerdos para turistas de la antigua Roma

Con ello creó el volumen de celebración de la boda del duque Ferdinando di Borbone. El éxito de esta iniciativa hizo que la carrera de Volpato diera un vuelco, y en 1771 fue llamado a Roma para un encargo prestigioso: la reproducción de las ornamentadas bóvedas y pilares de las Logias pintadas al fresco por Rafael en el Vaticano. Volpato creó magistralmente 12 grabados que luego fueron recopilados en tres refinados volúmenes, impresos entre 1772 y 1777. El Papa, Pío VI, solo pudo estar satisfecho. Apreciaba a Volpato tanto por su arte como por sus modales y conversación inteligente.

Fue precisamente Pío VI, apasionado de las antigüedades  y favorecedor de las excavaciones arqueológicas en todos los sentidos, quien animó a Volpato a emprender un nuevo camino. El artista se tomó en serio la invitación y, manteniendo su floreciente taller como grabador, entró en el lucrativo negocio del mercado de las antigüedades.

En aquellos días estaba plagado de personajes que, con un permiso regular, recuperaban obras de arte romanas para luego revenderlas con grandes ganancias a los «Grandes Turistas». Volpato entró en ese negocio y, a partir de 1779, financió un intenso programa de excavaciones que le reportó un considerable botín de esculturas. La demanda de objetos de la antigua Roma fue tal que, junto con la actividad de excavación, Volpato agregó una compra y venta de hallazgos que también incluían objetos encontrados por otros.

Los primeros souvenirs

Pero no todos los «grandes turistas» podían permitirse comprar costosas esculturas antiguas. Y Volpato, muy hábil para interceptar las necesidades de la gente, olfateó el trato. Decidió producir pequeñas copias de estatuas romanas, a un precio asequible y hechas de bisque, un material poroso blanco y opaco similar al del mármol. Una nueva producción para Roma y una gran inversión para Volpato, quien, para protegerse de la competencia, pensó que lo mejor era pedir al Papa, siempre su partidario, que prohibiera a cualquiera, durante 15 años, iniciar un negocio similar. Fortalecido por esta exclusividad, abrió la fábrica en via Urbana, en el distrito de Monti, y también estableció allí su residencia privada.

Las figuritas no solo tuvieron mucho éxito, sino que abrieron un gran mercado y, con razón, pueden considerarse los nobles antepasados ​​de los souvenirs actuales. Realizados en serie, se ofrecían en tres tamaños diferentes, con precios que variaban según la altura. La gama era amplia: se podía elegir entre el Fauno Barberini , el Apolo del Belvedere, el Hércules Farnesio o el Gálata moribundo … Por lo general, se compraban individualmente o en grupos temáticos, también se podían combinar entre sí.

Publicidad de los souvenirs

El negocio iba bien. Siempre un paso por delante de los demás, entendió que la publicidad era el alma del comercio y, el 27 de octubre de 1786, publicó en el Times de Londres la lista de nuevos productos, con los precios relativos, que incluían también objetos de uso cotidiano, lavabos de afeitar, lamparillas, latas de tabaco.

La fábrica de via Urbana marcó definitivamente el éxito empresarial de Volpato: su actividad estaba en auge y estaba bien integrado en la sociedad romana. Frecuentaba salones internacionales y no faltaban clientes, algunos incluso de gran respeto, como el rey Gustavo III de Suecia, a quien vendió 12 estatuas, entre ellas el antiguo grupo de estatuas de mármol de Apolo y las Musas.

El legado de hoy

Incluso la emperatriz Catalina II de Rusia, aunque nunca fue a Roma, fue su cliente: de hecho compró la serie de 26 pinturas grabadas y acuarelas, que reproducían las Logias Vaticanas de Rafael. Estaba tan admirada que hizo un voto a «San Rafael»: prometió que los haría reproducir en tamaño completo en su palacio de San Petersburgo. Un voto que le costó 60 mil escudos romanos. En cuanto a Volpato, murió en 1803, a los 71 años, dejando atrás un negocio próspero y una costumbre, la compra de souvenirs, que ha llegado hasta nosotros.

About Post Author

radiomardelplata

GDS Radio Mar del Plata es una radio cultural e inteligente, programas con contenido, donde el principal protagonista son los oyentes. 24 horas con profesionales que aman la radio dejando programas de colección. Bienvenidos a GDS Radio
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Keep Exploring
Efemérides del 1 de noviembre de 2020: ¿Qué pasó el 1 de noviembre?
A %d blogueros les gusta esto: