Manías y obsesiones. Vos las tenés?

Read Time:6 Minute, 25 Second
Manías y obsesiones. Vos las tenés?

Las manías y obsesiones más comunes del mundo y cómo evitarlas

El orden, el control compulsivo o el hecho de tener amuletos son algunas de las obsesiones y manías más recurrentes.

Manías
Descubre algunas de las manías más comunes en el mundo

¿Cuáles son las manías y obsesiones más comunes del mundo y cómo evitarlas? Todos tenemos nuestras manías e incluso obsesiones, pero algunas de ellas son recurrentes o de hecho se repiten en muchas personas. Veamos cuáles son y qué podemos hacer para evitarlas en el caso de que las tengamos.

Las manías y obsesiones más comunes del mundo y cómo evitarlas

Aunque la mayoría de nuestras manías son bastante inocentes o de hecho no afectan a nuestra vida diaria, puede que en algunos casos una manía u obsesión se convierta en algo principal en nuestras vidas hasta el punto de que sí que nos afecte en las actividades diarias normales.

Dependiendo de cada caso entonces podremos valorar si la manía que tenemos es algo liviano, o tal vez algo potencialmente «peligroso» si se convierte ciertamente en una auténtica obsesión hasta el punto de no poder hacer nada más o estar pensando en ello todo el rato. En este punto será cuestión de plantearse si se requiere del trabajo de un profesional que nos ayude a lidiar con nuestra manía.

Conozcamos ahora las manías y obsesiones más comunes que como decimos en la mayoría de casos son solo algo anecdótico pero también se puede convertir en algo grave.

Control

Asegurarse de haber comprobado que todo está en orden, para evitar consecuencias desagradables. Podría ser una norma compartible, salvo que para el obsesivo se traduce en un compromiso constante y desproporcionado. Tratando de adquirir la certeza de haber hecho todo lo que está en su mano, el obsesivo cree así que puede prevenir cualquier catástrofe concebible.

Los controles continúan por tiempos prolongados, repetidos en números excesivos y sin ninguna necesidad. El objetivo es reparar o prevenir accidentes o desgracias graves. O siéntete tranquilo ante la duda de que has hecho algo mal y no lo recuerdas.

Los comportamientos típicos son comprobar varias veces que se han cerrado las puertas y ventanas de la casa, las puertas del coche, el grifo del gas y del agua, la puerta del garaje o la calefacción. O asegurarse repetidamente de no haber perdido las llaves de casa o la billetera, incluso si nadie ha abierto la bolsa o los bolsillos en los que están.

No hay nada malo si tu manía es cerrar bien las luces de casa, pero si detienes tu vida varias veces antes de irte para reafirmarte en tu comprobación quizás ha llegado el momento de preguntarte si tienes o no un problema. Bastará una consulta psicológica o hacer una prueba. Irte de casa comprobando las luces una vez y listo. Anota mentalmente tus sensaciones a lo largo del día y si te has sentido mal por no haber comprobado las luces varias veces.

Pensamientos obsesivos

En este caso, las personas casi nunca se involucran en rituales o compulsiones conductuales. Sin embargo, imaginan continua y repetidamente que se encuentran haciendo gestos inaceptables, a veces incluso violentos, como atacar a alguien o traicionar a su pareja.

Son impulsos que suelen quedar a nivel mental y no pasan a la vida real, pero no está de más que se traten psicológicamente, dado que incluso la idea de poder realizar ciertos actos es suficiente para desencadenar sentimientos de vergüenza, culpa y resentimiento, como si realmente se hubiera actuado. También intenta escapar de situaciones que parecen desencadenar esos pensamientos recurrentes.

Supersticiones

Llevar un amuleto de la suerte es una manía bastante común. Así como implementar rituales o hábitos de comportamiento para calmarse antes de una prueba importante, como un examen o un viaje.

Pero en el caso de la obsesión, estas características se convierten en situaciones sine qua non. Sin el objeto o el rito supersticioso, el obsesivo no puede afrontar el acontecimiento temido. El pensamiento supersticioso se conduce así al exceso. Nos encontramos dominados por reglas autoimpuestas y absolutamente subjetivas, para lo cual es necesario hacer o no hacer ciertos gestos, decir o no decir ciertas palabras, evitar ciertos colores o alejarse de ciertos números. Todas las cosas que se experimentan como presagios de la perdición.

Para aquellos que sufren de este tipo obsesiones, romper las reglas puede determinar el resultado de los eventos, obviamente de manera negativa. La creencia irracional puede ser tan fuerte que desee involucrar a otras personas para que sigan su propio procedimiento. Este es el caso, por ejemplo, de quienes necesitan realizar ciertos rituales antes de poder subirse a un avión y solicitar la participación de sus compañeros de viaje. Sin embargo si se rompe el ritual y la persona comprueba que nada pasa, puede que de una vez por todas supere su manía.

Orden y simetría

El orden puede volverse maníaco en personas con obsesiones
Ser ordenado es definitivamente un buen hábito. Por supuesto, no todos los que tienen predisposición al orden, por marcada que sea, padecen obsesión.

Pero una señal de alarma al respecto podría ser la incapacidad de abordar cualquier trabajo hasta que el entorno tenga el aspecto ordenado que desea. O cuando ordenar se convierte en una prioridad tal que obviamente esperan cosas más urgentes. Por ejemplo, no cumplir con una fecha límite o llegar tarde a la oficina para arreglar la casa. Si la idea de un entorno desordenado te molesta incluso cuando estás fuera de casa, aquí puedes plantear la hipótesis de que estás lidiando con un comportamiento obsesivo y que evidentemente, necesitas ponerte en manos de un especialista.

Por otro lado, la búsqueda insistente de la simetría también es un indicio de patología. Ordenar los libros según la altura, organizar la ropa en el armario por colores, puede ser un pasatiempo inofensivo si se hace de forma ocasional y agradable. Pero si el impulso de reacomodar cualquier objeto según un esquema mental preestablecido – y casi siempre invisible para el resto del mundo – es incontrolable y anula cualquier otra sensación hasta que se ha satisfecho, salimos de la normalidad y nos acercamos a la patología.

Una persona obsesiva puede pasar mucho tiempo reorganizando muebles y objetos hasta que se sienta completamente tranquila y satisfecha. En los casos más graves, también se inclina a hacerlo fuera de su entorno familiar, intentando restablecer el orden en las casas de los amigos o en el escritorio de un colega; comportamientos que obviamente tienen fuertes repercusiones en el ámbito relacional.

Acumulación

La acumulación de basura es una característica de algunas personas con obsesiones. Es un hecho que la mayoría de nuestros hogares están ocupados por objetos acumulados a lo largo del tiempo. Por ello, desde hace algún tiempo se habla del arte de liberarse del lastre material que a menudo inundan las casas. Una actividad que en la mayoría de los casos se reserva por motivos de tiempo. Para un sujeto obsesivo afligido por la acumulación, sin embargo, es un consejo imposible de seguir.

Quienes sufren de acumulación compulsiva continúan acumulando objetos que parecen insignificantes e inútiles. Entre estos, periódicos de años o botellas vacías, que a los ojos de la persona siempre pueden ser útiles, tanto que incluso pueden recogerlos en la calle.

En los casos más graves, la dificultad para tirar objetos se refiere a cualquier tipo de residuo. Se almacenan toallas de papel usadas o paquetes de alimentos, trapos y ropa hecha jirones. Deshacerse de ello da sentimientos de angustia, por el miedo de no haber explotado al máximo el objeto, o de poder necesitarlo más tarde y arrepentirse de no tenerlo más. Algo que se acaba convirtiendo en una patología que incluso tiene nombre: síndrome de diógenes.

About Post Author

radiomardelplata

GDS Radio Mar del Plata es una radio cultural e inteligente, programas con contenido, donde el principal protagonista son los oyentes. 24 horas con profesionales que aman la radio dejando programas de colección. Bienvenidos a GDS Radio
0 0
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %