Quién es y qué hace tu ángel de la guarda

Quién es y qué hace tu ángel de la guarda

Quién es y qué hace tu ángel de la guarda: 10 cosas que debes saber

Según la tradición cristiana, cada uno de nosotros tiene un Ángel de guarda, que lo acompaña desde el momento de su nacimiento hasta el momento de la muerte, permaneciendo junto a él en cada momento de su vida. La idea de un espíritu, una entidad sobrenatural que sigue y supervisa a cada ser humano ya estaba presente en otras religiones y en la filosofía griega. En el Antiguo Testamento leemos que Dios está rodeado por una verdadera corte de figuras celestiales que lo adoran y actúan en su nombre. Ya en estos libros antiguos hay referencias frecuentes a los ángeles enviados por Dios como protectores de la gente y de los individuos, así como mensajeros. En el Evangelio, Jesús invita a respetar incluso a los más pequeños y humildes, en referencia a sus ángeles, que velan por ellos desde el cielo y contemplan el rostro de Dios en cada momento.

El Ángel de guarda, entonces, está ligado a cualquiera que viva en la gracia de Dios. Los padres de la iglesia como Tertuliano, San Agustín, San Ambrosio, San Juan Crisóstomo, San Jerónimo y San Gregorio de Nisa apoyaron la existencia de un Ángel de guarda para cada persona, y aunque todavía no existía una formulación dogmática en relación con esta figura, durante el Concilio de Trento (1545-1563) se declaró que cada ser humano tiene su propio Ángel.

A partir del siglo XVII, la difusión de la devoción popular aumentó y el Papa Pablo V insertó la fiesta de los ángeles de guarda en el calendario.

Incluso en las representaciones sagradas y especialmente en las imágenes de devoción popular, los Ángeles de la guarda comenzaron a aparecer, generalmente representados en el acto de proteger a los niños del mal. De hecho, especialmente cuando somos niños se nos anima a hablar con nuestro ángel de la guarda y a dirigir nuestras oraciones. Al crecer, esta confianza ciega, este amor incondicional por una presencia invisible y, sin embargo, extraordinariamente tranquilizadora, se ve disminuida.

Nuestro Ángel de la guarda

Esto es lo que debemos recordar para encontrarla de nuevo junto a nosotros:

  1. Los ángeles de la guarda existen.

El Evangelio lo afirma, las escrituras lo sostienen en innumerables ejemplos y episodios. El Catecismo nos enseña desde la infancia a sentir esta presencia a nuestro lado y confiar en ella.

  1. Los ángeles siempre han existido.

Nuestro Ángel de la guarda no se creó con nosotros en el momento de nuestro nacimiento. Él siempre ha existido, desde el instante en que Dios creó a todos los ángeles. Fue un episodio único, un solo instante en el que la voluntad divina generó todos los ángeles, miles. Entonces Dios ya no creó otros ángeles.

  1. Hay una jerarquía angélica y no todos los ángeles están destinados a convertirse en Ángeles de la guarda.

Los ángeles también difieren en sus deberes y especialmente por su posición en el cielo en relación con Dios. Algunos ángeles en particular son seleccionados para apoyar un juicio y, si lo pasan, son calificados como ángeles de la guarda. Cuando nace un niño o una niña, uno de estos ángeles es elegido para permanecer a su lado hasta la muerte y más allá.

  1. Todos tenemos uno

… y uno sólo. No podemos dejarlo, no podemos compartirlo con nadie.  Incluso con respecto a esto las Escrituras están llenas de referencias y citaciones.

  1. Nuestro Ángel nos guía en el camino hacia el cielo

Nuestro Ángel no puede obligarnos a seguir el camino del bien. Él no puede decidir por nosotros, imponernos opciones. Somos y permanecemos libres. Pero su papel es precioso, importante. Como un consejero silencioso y de confianza permanece a nuestro lado, tratando de aconsejarnos lo mejor, sugiriendo el camino correcto a seguir, para obtener la salvación, para merecer el Paraíso, sobre todo para ser buenas personas y buenos cristianos.

  1. Nuestro Ángel nunca nos abandona

En esta vida y la próxima, sabremos que podemos contar con él, con este amigo invisible y especial, que nunca nos deja solos.

  1. Nuestro Ángel no es el espíritu de una persona muerta

Aunque es agradable pensar que cuando alguien que amamos muere, se convierte en un Ángel, y como tal vuelve para quedarse a nuestro lado, desafortunadamente no es así. Nuestro Ángel de la guarda puede ser nadie que conocimos en la vida, o un miembro de nuestra familia que murió a una edad temprana. Él siempre ha existido, es una presencia espiritual directamente generada por Dios. ¡Esto no significa que nos ama menos! Recordemos que Dios es antes de todas las cosas, Amor.

  1. Nuestro Ángel de la guarda no tiene nombre

… o, si lo tiene, no es nuestro trabajo establecerlo. En las Escrituras se mencionan los nombres de algunos ángeles, como Miguel, Rafael, Gabriel. Cualquier otro nombre atribuido a estas criaturas celestiales no está documentado ni confirmado por la Iglesia, y como tal, es inapropiado pretender usarlo para nuestro Ángel especialmente, utilizando para determinarlo, el mes de nacimiento u otros métodos imaginativos.

  1. Nuestro Ángel lucha a nuestro lado con toda su fuerza.

No tenemos que pensar que tenemos a nuestro lado un tierno putto gordito que toca el arpa. Nuestro Ángel es un guerrero, un luchador fuerte y valiente que está a nuestro lado en cada batalla de la vida y nos protege cuando somos demasiado frágiles para hacerlo solos.

  1. Nuestro Ángel de la Guarda es también nuestro mensajero personal, encargado de llevar nuestros mensajes a Dios, y viceversa.

Es a los ángeles que Dios se dirige para comunicar con nosotros. Su trabajo consiste en hacernos comprender su palabra y conducirnos en la dirección correcta.