MISIÓN ESPACIAL A UN OCÉANO EXTRATERRESTRE

MISIÓN ESPACIAL A UN OCÉANO EXTRATERRESTRE

Misión espacial a un océano extraterrestre

Europa, la luna helada de Júpiter, contiene un océano salado con más agua líquida que todos los océanos de la Tierra juntos. Si la carrera espacial del siglo XXI tiene como meta encontrar vida extraterrestre, Europa está entre los destinos con más opciones de medalla

“Los científicos piensan que la capa de hielo de Europa, luna de Júpiter, tiene de 15 a 25 kilómetros de espesor, flotando en un océano de  60 a 150 kilómetros de profundidad.  Europa tiene solo una cuarta parte del diámetro de la Tierra, así que su océano puede contener el doble de agua que todos los océanos de la Tierra juntos”, describe la NASA El abismos de oscuridad supera con creces cualquier cosa que podamos comparar en la Tierra. La fosa de las Marianas, en el océano Pacífico, se encuentra  a 11 km bajo la superficie y es el punto más profundo en las aguas oceánicas del planeta.

EXPLORAR UN OCÉANO EXTRATERRESTRE

Europa, la luna de Júpiter, como se aprecia en esta imagen obtenida el 27 de Junio de 1996 por la nave espacial Galileo de la NASA, presenta en algunas zonas ciertos rasgos que se asemejan a los témpanos de hielo que se observan en los mares polares de la Tierra.

Anteriormente, la mayoría de los investigadores creían que los océanos de Europa eran ricos en azufre. Pero un reciente estudio mostró que las aguas de Europa están mezcladas con cloruros, al igual que los océanos salados de la Tierra.

Europa podría ofrecer uno de los mejores lugares del Sistema Solar para encontrar vida

El estudio mostró que se trata de agua salada, o al menos, que sobre las corteza de Europa hay sal, la misma sal de mesa que usamos en la Tierra. 

Los científicos han descubierto que el color amarillo que se ve en la superficie de Europa, la luna de Júpiter, es en realidad cloruro de sodio, un compuesto conocido en la Tierra como sal de mesa.

El descubrimiento sugiere que el océano subterráneo salado de Europa puede parecerse químicamente a los océanos de la Tierra más de lo que se pensaba

El agua, las sales y los gases disueltos en el gran océano que se supone  hay bajo la gélida corteza de Europa pueden ascender hacía la superficie y generar las enigmáticas formaciones geológicas teñidas de rojo que se observan en este satélite de Júpiter. Así lo confirmaba el experimento que investigadoras del Centro de Astrobiología (INTA-CSIC) llevaron a cabo en el laboratorio con agua, dióxido de carbono y sulfato de magnesio.

Tara Regio es el área amarillenta en esta imagen de la NASA Galileo de la superficie de Europa. Esta región de caos geológico es el área donde los investigadores identificaron una abundancia de cloruro de sodio.
Créditos: NASA / JPL / University of Arizona

Los cometas podrían sembrar Europa con los componentes básicos de la vida

Los cometas, atraídos por la poderosa fuerza gravitacional de Júpiter, golpearían a Europa en grandes cantidades. Muchos de estos visitantes helados del sistema solar exterior llevan materiales orgánicos, y podrían sembrar Europa con algunos de los componentes básicos de la vida.

Y, al igual que la Tierra, las reacciones químicas en Europa producen 10 veces más oxígeno que hidrógeno. Esta cualidad podría hacer que el desarrollo de la vida en Europa sea aún más probable. Con todo esto, el vasto e insondable océano profundo de Europa es considerado el lugar más prometedor para buscar formas vivas más allá de la Tierra.

Las fuentes en la superficie de Europa

El Telescopio Espacial Hubble observó lo que podrían ser columnas de agua de 160 kilómetros sobre la superficie de Europa. En noviembre de 2019, un equipo de investigación internacional dirigido por la NASA confirmó su existencia: había detectado directamente vapor de agua  sobre la superficie de la luna de Júpiter.

Ilustración del gran océano de Europa y su gélida corteza, por la que puede ascender un criomagma. / NASA/JPL-Caltech

Si las columnas existen, y si su fuente está vinculada al océano de Europa, entonces una nave espacial podría viajar a través de la columna para tomar muestras y analizarla desde la órbita, y esencialmente estaría analizando el océano de la luna (la nave espacial Cassini realizó esta hazaña en Saturno).

La NASA está construyendo una sonda espacial para visitar Europa, llamada Europa Clipper. Esta misión   investigará si esta luna helada podría albergar condiciones adecuadas para la vida.

La misión  Clipper  se trata de una sonda espacial interplanetaria actualmente en desarrollo por la NASA, programada para ser lanzada en esta década, previsiblemente en 2024.

A priori, la misión no aterrizará, sólo hará una serie de sobrevuelos, en los que se espera tomar muestras de los geiseres o fumarolas localizadas en la luna.

Pero, al mismo tiempo, la NASA también está desarrollando  un robot que podría descender a la superficie de la luna de JúpiterSe trata de un robot autónomo preparado para desplazarse por el hielo.