¿Por qué nos aferramos a relaciones infelices?

¿Por qué nos aferramos a relaciones infelices?

31 October, 2018 Desactivado Por gdsradio
Compartir Buenas noticias es contribuir a la cultura universal

Redacción: Tete Lugo Zam

El altruismo podría influirnos a la hora de no romper con la pareja pese a no mantener una relación satisfactoria.
relaciones infelices

Mantener relaciones que nos hacen infelices puede tener un impacto negativo en la salud.

“Mejor solo que mal acompañado”. ¿Cuántas veces has escuchado ese manido refrán? Se supone que si nos metemos en una relación de pareja es para sentirnos mejor, tanto a nivel físico como emocional. Y, de hecho, hay estudios que explican que mantener relaciones que nos hacen infelices, y que por tanto traen estrés y malestar a nuestras vidas, puede tener un impacto negativo en la salud. Entonces, ¿por qué a veces nos empeñamos en no romper una relación que no nos satisface? Un reciente estudio llevado a cabo por la Universidad de Utah (Salt Lake City, EE. UU.) sugiere que la razón podría radicar en el altruismo, en velar más por los intereses del otro que por los propios.

Según explica en nota de prensa este centro educativo y de investigación, el estudio, recientemente publicado en la revista científica Journal of Personality and Social Psychology, ha analizado la posibilidad de que la persona que se plantea poner fin a una relación no solo toma en consideración sus propios deseos, sino también hasta qué punto cree ella que su pareja desea y necesita que el vínculo no se rompa. “Cuanto más dependientes creían que se sentía su pareja en la relación, menos probabilidades tenían de iniciar una ruptura”, explica la psicóloga Samantha Joel, autora principal del estudio y profesora en la Universidad de Utah y en la de Ontario Occidental (Canadá).

En investigaciones realizadas con anterioridad, se había constatado que la cantidad de tiempo, recursos y emociones invertidos en una relación pueden ser factores determinantes a la hora de decidir cortar o no con la pareja. Asimismo, si la alternativa a romper –que sería quedarse solo o tener que buscar otro compañero– resulta poco atractivo para la persona, esta podría optar por seguir con su relación insatisfactoria.

Explica Joel que, en estos casos, la decisión de quedarse o marcharse se basa en el interés propio. En cambio, este nuevo estudio muestra ahora que las decisiones que tomamos sobre una relación romántica insatisfactoria podría incluir un componente altruista. “Cuando las personas percibían que la pareja estaba muy comprometida en la relación, era menos probable que decidieran romper”, comenta la psicóloga. “Esto se cumplía incluso en el caso de personas que no estaban comprometidas realmente con la relación o que se sentían insatisfechas con ella a nivel personal. En general, no queremos lastimar a nuestros compañeros y nos preocupamos por lo que ellos quieren”, añade.

Percepciones ¿imprecisas o precisas?

¿Hasta qué punto podemos saber lo que siente la otra persona? Precisamente esa es una pregunta que se cuestiona la autora de este estudio. “Lo que no sabemos es lo precisas que son en realidad las percepciones de la gente. Podría ocurrir que la persona esté sobrestimando lo comprometido que está el otro miembro de la pareja en la relación y lo doloroso que le resultaría la ruptura”, puntualiza. Asimismo, Joel explica que, al decantarse por continuar, el miembro de la pareja que es infeliz puede estar esperando que la relación mejore.

Por otra parte, la experta se plantea la cuestión de si no romper una relación supuestamente por el bien de la pareja es algo realmente prosocial o no. Porque, “¿quién querría tener por compañero de vida a alguien que realmente no desea tener una relación contigo?”, concluye Joel.

Fuente:: Muy Interesante