Chairless Chair, la silla que va a cambiar la forma en la que trabajamos

Chairless Chair, la silla que va a cambiar la forma en la que trabajamos

12 October, 2018 Desactivado Por gdsradio
Compartir Buenas noticias es contribuir a la cultura universal

La empresa suiza Noonee ha desarrollado una silla portable que cambiará la vida de las personas que trabajan de pie durante muchas horas.

Grupo de personas con la “Chairless Chair” (Tribun News)

La mayor demanda de productividad a escala global ha generado que millones de personas deban pasar largas horas de pie y cumplir con sus labores diarias. Es usual verlos en líneas de producción, empresas de logística, ensambladoras de coches o en naves industriales.

Sin embargo, una propuesta de la empresa suiza Noonee ha comenzado a revolucionar la manera en la que este tipo de trabajos se ejecutan en decenas de compañías.

Se trata de la “Chairless Chair”, una suerte de exoesqueleto mecánico que va ajustado en la parte posterior de las piernas del empleado y que le permite sentarse en donde lo prefiera sin dificultad.

La llamada “silla sin silla” podría ser un salvavidas para quienes deban desarrollar sus funciones de pie. Aunque la persona pueda lucir “tonta” con la postura, ya la emplean diferentes compañías en Europa.

La organización se define como el primer proveedor mundial de “Dispositivos Mecatrónicos Ergonómicos Usables” que tienen como propósito mejorar la ergonomía en la industria y las fábricas.

En principio el producto fue diseñado teniendo en cuenta a los trabajadores industriales quienes deben moverse constantemente y al mismo tiempo estar en posiciones incómodas. Para usarla se emplean correas en los hombros como si se tratara de una mochila. El equipo va sujeto a las caderas, alrededor de los muslos y alrededor de los zapatos. Las partes del exoesqueleto también abarcan el área de la pantorrilla.

Cuando el trabajador desee movilizarse unos pequeños interruptores, ubicados en las rodillas, se bloquearán para permitir el movimiento al caminar.

Al accionar un pequeño amortiguador, el equipo desplaza todo el peso del cuerpo hasta los zapatos ortopédicos que han sido diseñados para soportar la carga. Los ingenieros encargados de este innovador dispositivo ya trabajan en una nueva versión que permita utilizar cualquier tipo de calzado.

El futuro de la tecnología

Hombre utilizando la “Chairless Chair” (VTC News)

Se espera que para el futuro la empresa pueda desarrollar una silla con sensores que se puedan ajustar automáticamente a las necesidades del trabajador. La menor tensión en el cuerpo les permitirá a los usuarios una mejor postura, menos licencias médicas y una mejor salud a largo plazo.

La tendencia mundial es que tanto los exoesqueletos como los dispositivos “wearables”, ya comienzan a revelar cómo será el futuro de este tipo de tecnología. La idea es integrar las máquinas, las mentes y el cuerpo humano en una especie de fantasía de ciencia ficción que poco a poco se convierte en realidad.

Científicos e ingenieros de todo el mundo han adelantado diseños que buscan ayudar a las personas con parálisis a volver a recuperar sus movimientos.

En el caso de la “Chairless Chair” los materiales para su fabricación incluyen plástico de ingeniería como la poliamida. Otros tipos elementos que se han utilizado para su elaboración incluyen aluminio y fibra de carbono.

Potencial para crecer

Imagen relacionada

Sus diseñadores han señalado que la silla tiene un potencial enorme debido a que incrementa la productividad en las líneas de montaje, de producción o en la industria del automóvil.

Al ayudar a mitigar la fatiga el instrumento también incrementa la eficiencia, lo que se traduce en una menor probabilidad de sufrir lesiones.

Para Keith Gunura, inventor de la “silla sin silla”, el diseño intenta ayudar a la gente a tener mejor calidad de vida. En el mercado han aparecido sillas similares, pero que tienen como finalidad el entrenamiento físico.

Puntualizó lo siguiente:

“QUEREMOS CAMBIAR EL MUNDO AUNQUE SEA CON UN PEQUEÑO APORTE”

La silla cuenta con una batería de 6 voltios que le ofrece una autonomía de 24 horas antes de volver a cargarla. El peso total es de unos 2,4 kilogramos.

A pesar de que su diseño original luce como un prototipo, fabricantes de coches como Audi ya la han adoptado e, incluso, le han ajustado el diseño a sus requerimientos particulares. Eso incluyó un forrado más elegante y una mejor disposición de otros elementos.

Estudios preliminares hablan que solo en Europa más de 40 millones de personas sufren de dolores musculares debido a la mala postura que adoptan en el trabajo.

La silla podría revertir esta situación ya que mantiene la espalda recta y a la vez sirve para el descanso de músculos vitales de las piernas.

Referencias: