Un planeta más negro que la noche

Un planeta más negro que la noche

2 May, 2018 Desactivado Por gdsradio
Compartir Buenas noticias es contribuir a la cultura universal

Pocos planetas más peculiares que WASP-104b. Apenas si refleja luz alguna (pero sí la emite).

WASP-128 es un planeta casi absolutamente negro, pero está tan caliente que quizá parezca un rescoldo rojizo [NASA, ESA y G. Bacon, fragmento].

Además de replantear nuestro lugar en el universo, el hallazgo del primer exoplaneta (ocurrido hace más de veinte años), sentó las bases para la búsqueda de mundos habitables, esto es, capaces de albergar vida, aunque esta fuera diferente de la que conocemos hoy en día. En este monográfico (solo en PDF) descubrirás cómo se detectan los exoplanetas, las distintas formas de Tierras que pululan el cosmos, las técnicas de búsqueda de signos de vida extraterrestre y las teorías sobre la existencia de mundos más acogedores que el nuestro.

Resultado de imagen para Un planeta más negro que la noche

Desde 2014 se conoce el exoplaneta WAP-104b, un gigante gaseoso, un júpiter caliente, que gira alrededor de su estrella en dos días. Se creyó entonces que absorbía alrededor de dos tercios de la luz que recibía, así que era bastante oscuro. Sin embargo, se trató de una gran subestimación de ese valor, como muestran nuevas mediciones. Teo Močnick, de la Universidad de Keele, en Inglaterra, y sus colaboradores lo explican en un artículo publicado en arXiv. WASP-104b es más oscuro que el carbón de leña; podría ser, incluso, el exoplaneta más oscuro que se haya observado hasta ahora. Absorbe entre un 97 y un 99 por ciento de la luz que le llega (por comparar, la Tierra devuelve al espacio alrededor del 40 por ciento de la luz solar que la baña). Como poco, está entre los tres exoplanetas más negros, según le cuenta Močnik a la revista New ScientistLa primera plaza depende de un decimal solo.

La causa de tanta oscuridad se debe a la especial naturaleza de la atmósfera del exoplaneta. Rodea su estrella a una distancia de 4,3 millones de kilómetros. Para hacerse una idea, Mercurio está veinte veces más lejos del Sol. Muchos componentes de la atmósfera del planeta se habrán así evaporado y perdido en el espacio. No puede formar nubes que reflejen la luz. En cambio, permanecen grandes cantidades de sodio y potasio, que absorberán casi perfectamente la luz visible. Pero la proximidad de WASP-104b a su estrella lo calienta muchísimo por una cara que le ofrece permanentemente, así que en una observación directa se le vería seguramente un tono rojizo, como un rescoldo (como consecuencia de esas altas temperaturas desprende luz perteneciente al dominio rojo del espectro).

Daniel Lingenhöhl / spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Mar del Plata, Buenos Aires, Argentina
19°C