El misterio de los virus del Ártico

El misterio de los virus del Ártico

30 May, 2018 Desactivado Por gdsradio
Compartir Buenas noticias es contribuir a la cultura universal

Investigadores del CSIC y la UAM han descubierto que estos microorganismos no tienen nada que ver con los microbios presentes en cualquier otro lugar

Tanto el Ártico como el Antártico son sacudidos por los vientos y las bajas temperaturas, la radiación solar durante los lánguidos días y la intemperie más absoluta durante las largas noches. Pero entre ambos extremos del globo, hay claras diferencias. Por ejemplo, no hay pingüinos en el Polo Norte ni osos en el Polo Sur. Y por eso, en algunas ocasiones los científicos que se aventuran a investigar la naturaleza de los microbios deben ir armados con algún rifle, por si las moscas, o mejor dicho, por si los osos.

A pesar del frío inhóspito, los científicos averiguaron hace ya algunos años que en un mililitro de agua de mar podía haber millones de virus. Pero más recientemente, los microbiólogos se preguntaron si los virusy las bacterias que vivían en los océanos y en los lagos de ambos polos eran los mismos o no. Este viernes, un estudio publicado en la revista «Science Advances» ha analizado los genomas (conjunto de genes) de los virus presentes en ambos lugares y ha concluido que son distintos, a pesar de la similitud de las condiciones ambientales.

«Esto sugiere que estos virus llevan mucho tiempo separados, que evolucionaron de forma independiente y que han estado mucho tiempo sin coexistir», ha explicado a ABC Antonio Alcamí, el líder de la investigación, en la que también han participado investigadores del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, dependiente del CSIC y la Universidad Autónoma de Madrid. «A pesar de eso, tienen un origen común», (lo que quiere decir que en algún momento vivieron juntos), ha añadido el investigador.

Según explica este científico, una posible explicación sería que en un momento pretérito la Tierra hubiera pasado de tener unas temperaturas más bajas a lo largo y ancho del globo, a un ambiente más cálido y diverso. De esa forma, los virus que antes habían vivido juntos, habrían pasado a vivir en zonas muy alejadas. Si esto hubiera pasado hace millones de años, podría explicar las diferencias que existen hoy entre los virus del Ártico y del Antártico.

«Fotografía molecular»

Los investigadores han analizado estas diferencias recurriendo a técnicas de secuenciación masiva, que permiten recoger en conjunto los genes presentes en un determinado lugar y compararlos entre sí. Lo que, en palabras de Alcamí, es como hacer una «fotografía molecular de todos los virus que hay en ese momento».

Para ello, los científicos primero deben recoger a los microbios «hospedadores», que son aquellas células en las que los virus entran para multiplicarse, y luego separar los genes de estas de los genes de los propios virus. Así, al final los investigadores han analizado más de 35 millones de secuencias de genomas, y han identificado miles de grupos de genes que podrían corresponderse con especies de virus.

En todo caso, tal como ha afirmado Daniel Aguirre, investigador del CSIC que ha participado en este trabajo: «Nueve de cada diez (de estas secuencias) no tiene parangón con los virus descritos hasta el momento en diferentes ambientes naturales». Saber esto podría serfundamental para «entender las interconexiones de los ecosistemas del planeta», tal como ha concluído Alcamí.